El Ancla de la esperanza.


El ancla más grande que llevan los barcos, aquella que se usa solo en situaciones desesperadas, se llama: Ancla de la esperanza. Este instrumento, indispensable en la navegación, puede parecer en tiempos de bonanza un objeto inútil y un peso muerto en la carga del navío. Sin embargo, su presencia en cubierta, siempre a punto, garantiza la estabilidad de la barca e infunde a los marineros la confianza necesaria para proseguir la navegación y para realizar las faenas de la pesca.

“En nuestra barca, las promesas de Dios, cumplidas en Cristo, son el argumento que justifican la firmeza y la estabilidad. Son la esperanza a la que nos acogemos, como ancla segura para nuestra vida.”

“Para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo,” (Hebreos 6:18-19 RV 1960)

Sabes este día pensaba compartirte solo un texto, eso me motivo  a escribir pero  me encontré  esta reflexión que ya había escuchado y  en lo personal me gusto porque nos alienta a seguir creyéndole a Dios pues El siempre cumple sus promesas y esa esperanza es como ancla firme y segura!

“Porque en esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza. ¿Quién espera lo que ya tiene? Pero si esperamos lo que todavía no tenemos, en la espera mostramos nuestra constancia” (Romanos 8:24-25 NVI)

A veces nos cuesta seguir en la barca vemos la tempestad y pensamos ¡El Maestro no está haciendo nada para detenerla! nos ponemos impacientes porque aquella respuesta  que tanto deseamos obtener aun no llega, esa oración no parece ser contestada,  y nos olvidamos de lo que El nos dice: “pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.”

“La paciencia resulta de la Fe. Confía en las promesas de Dios con aguante” (Steve Kern)

Mi deseo es animarte a que sigamos creyéndole a Dios, porque creemos en Dios pero se trata de creerle a Dios y que veas esa tempestad, esa prueba o dificultad como tu campo de entrenamiento, en el que vas a crecer en paciencia, pues tu fe será probada. Mientras esperas… que tu esperanza en El sea un  firme!

*Deseamos que sigan con ese mismo entusiasmo hasta el fin, para que reciban todo lo bueno que con tanta paciencia esperan recibir* (Hebreos 6:11. Biblia Traducción lenguaje Actual)

 Nos vemos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s