¡Sin titulo!


“Solo Jesucristo puede salvar a este mundo pero Jesucristo no lo hará solo”  (David Livingston)

Alguien tocaba la puerta, mi padre fue y luego se acerco también mi madre. Cuando vi  que llevaban varios minutos viendo por la rendija, supe de inmediato que algo estaba pasando…

El tipo lucia nervioso, su rostro pálido y sus manos parecían no estar quietas, mire su camisa y al lado izquierdo pude ver  el logo estampado de una empresa… esto fue lo que paso:

Unos sujetos  le robaron el vehículo el cual era propiedad de la empresa en la que trabaja. El hecho ocurrió en uno de los municipios de esta capital, los sujetos querían deshacerse  de él y simplemente lo bajaron del carro, dejándolo en una colonia que este no conocía. Le robaron además sus pertenencias y documentos, la advertencia que más bien sonaba a amenaza: “Ni se te ocurra volver a ver hacia atrás”. ¡El hombre  estaba agradecido de estar con vida!

A decir verdad, mis padres y yo teníamos mucho temor al escuchar el relato de este desconocido, “hoy en día uno nunca sabe”. Pero con voz temblorosa le dijo a mi padre: “… Jefe no me regala una llamada para hablar a mi trabajo por favor”. Así que después de investigar al ahora “conocido” y estar seguros de los datos que él nos había proporcionado, le brindamos con mucha cautela nuestra ayuda. No te niego que mi mente monto y desmonto todo un escenario entorno a este suceso!

Los índices de delincuencia en nuestro país y en toda América Latina, nos han vuelto temerosos y desconfiados, a tal grado que para ayudar a tu prójimo tienes qué saber con qué clase de persona estas tratando y tener cuidado para no ser engañado. Afortunadamente Dios nos proveyó de sentido común, nos da a demás sabiduría y prudencia cuando se lo pedimos.

Como veras no me entere de este lamentable hecho por el noticiero, con tantas notas de este tipo ellos tienen al escoger, y de seguro no es trabajo fácil estar buscando títulos para cada una de ellas. A diario nos podemos dar cuenta de la situación de delincuencia a la que nos enfrentamos,  ya sea en el transporte colectivo en la calle o en el carro, nadie está exento…

…  Sin embargo unque este mundo incierto nos da dudas y temor, Dios nos da algo cierto: paz y protección.

Nos vemos!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s