Wow!!!


No sé ni por dónde empezar!! Hace un par de días apenas y  podía moverme,  después de estar tanto tiempo en cama (dos días para mi es bastante jeje) vuelvo hacer un búho! vuelvo a encontrarme cuando escribo. Tantas cosas buenas y otras malas… aunque en las malas también he visto las buenas, pero no quiero resumir y a decir verdad tampoco me gustan las abreviaturas. Aquí voy!

Bien comenzare compartiéndote mis experiencias del fin de semana. Me la pase de lo mejor en un campamento Infantil en el que  tuve la oportunidad de estar a cargo  de 7 niñas de entre 9  y 11 años,  como te imaginaras tuvimos algo de “cosas de chicas”. Aun recuerdo sus sonrisas cuando jugaban guerra de almohadas, o sus abrazos cuando estábamos frente a la fogata, su entusiasmo a la hora de la piscina y sus rostros serenos cuando estaban profundamente dormidas… haa!

Me encanto enseñarles y aprender junto con ellas acerca del temor, que fue precisamente el tema del campamento. Aunque solo fueron dos días, empezando con la noche del viernes, hasta la tarde noche del domingo, muchas cosas quedaron grabadas en mi mente.

Recuerdo que al estar hablando acerca de los temores, les compartí  de las cosas que a mí me daban miedo y una de ellas son la serpientes. Para sorpresa de todos los camperos, el ultimo día tuvieron de cerca a una Boa,  y con la ayuda de un experto muchos pudieron tocarla y hasta posaron para una fotografía! Mientras yo observaba de lejos, mis niñas se me acercaron y a una voz dijeron: Jacky! Jacky! Vamos!  Tienes que ir a verla!, así que entre todas me llevaron hasta donde estaba ese horripilante reptil! Les dije que solo la vería, pero no les basto! y casi en coro las escuche decir: “Jacky tu nos enseñaste a vencer nuestros temores, tienes que vencer tu miedo así que debes tocarla” Vaya cosa! Muy listas no crees?.

Mi fin de semana fue como ser niña de nuevo,  correr con ellas, jugar y saltar en los inflables, gritar, reír  y todos esos verbos que nos gustaban de niños, “como si nunca hubiera un mañana”, ser niño es divertido! Solo que termine con varios dolores musculares (la falta de ejercicio jeje) y al llegar a casa, al agotamiento le siguió un fuerte dolor de garganta, que me mantuvo  “quietecita” por dos largos días… Pero ahora me siento mejor! Más cuando puedo compartir contigo.

A ti que me lees… solo puedo decirte: No temas! Creo que Dios nos enfrenta con nuestros temores, es que  no podemos pasarnos la vida siendo esclavos de ellos, y menos cuando puedes disfrutar como un niño, de un gran amor manifestado en  pequeños detalles. Para mí este GRAN AMOR, es el amor de mi Padre celestial, y me alienta saber que su perfecto amor echa fuera el temor!

Nos vemos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s