Esa oveja…


image

Cada vez me doy cuenta que no he elegido el camino más fácil pero que es el camino correcto.

Cada vez al andar por este camino me doy cuenta que es más fácil desviarse, que es más cómodo alejarse…
Pero cuanto más me alejo más lo extraño porque es más duro continuar. Entre más me alejo se vuelve costumbre no querer regresar… pero la carga se hace pesada me encuentro sedienta y desarmada, me encuentro perdida…

De pronto escucho pasos, alguien se acerca, yo busco donde ocultarme pero Él parece buscar algo, yo me escondo pero se acerca más. Me siento desesperada, y me pregunto: ¿qué será lo que Él busca desesperadamente?, Lo veo fijamente, y hay cicatrices en sus manos creo que ha pagado un alto precio, pues ha dado hasta su vida, sin duda busca algo de gran valor.

Me sigo ocultando, y quisiera descansar, Él no descansará hasta encontrar lo que ha venido a buscar. Lo escucho y está cantando, conozco esa canción… se está acercando puedo sentir su mirada, se está acercando, es una canción de amor, está rodeandome, ya no puedo ocultarme más… está abrazandome, conozco estos brazos, está limpiandome, me siento pequeñita, me está curando y de pronto veo sus heridas…

Conozco estos brazos, escucho los latidos de su corazón, me está llevando, y aquí estamos, conozco este camino, me sigue guiando y estamos llegando, vamos caminando…

No es fácil el camino pero Él está conmigo, lleva mis cargas y me hace descansar en verdes pastos junto a aguas de reposo*  y me da de beber. Seguimos y hay obstáculos, no es fácil el camino, a veces quiero retroceder pero el me pone la armadura de la Fe para poder vencer…

Recuerdo que yo buscaba donde ocultarme y Él buscaba donde econtrarme. Conozco esa canción, conozco estos brazos… he conocido el amor, he conocido el perdón…

No es fácil este camino pero ahora sé, que sigue siendo el correcto. Que Cristo está conmigo aunque no lo merezco. Que seguirá buscandome y no descansará hasta encontrarme pues ha pagado un alto precio. Seguirá rodeandome con cánticos de amor, mi buen Pastor me llevará junto a su corazón…
-J.M

“Alimentará su rebaño como un pastor; llevará en sus brazos los corderos y los mantendrá cerca de su corazón. Guiará con delicadeza a las ovejas con crías.”
(Isaías 40:11)

“Pues el Señor tu Dios vive en medio de ti. Él es un poderoso salvador. Se deleitará en ti con alegría. Con su amor calmará todos tus temores. Se gozará por ti con cantos de alegría”.
(Sofonías 3:17)

Me amó y se entregó por mí 💕


De pronto es como si no pudiera escapar, de este amor que por mí misma es imposible de lograr.
No es algo que yo haga…
Es lo que Él ya hizo por mí.

No es que yo lo buscara…
Él me encontró a mí.
Y cuando me di cuenta
que sin Él estaba perdida,
supe inmediatamente
que Él estaba perdidamente
Enamorado de mí

Es que Él ya me estaba amando,
se estaba entregando
a sí mismo por mí
Su vida daba mientras oraba
en Getsemaní…

J.M 19/02/16 :`)💖

Gracias


No importa lo que esté pasando en la vida, podemos encontrar una razón para dar gracias a Dios. Elegimos en que enfocamos. Ya sea centrarnos en nuestros problemas, o podemos enfocarnos en nuestras bendiciones. La pregunta es: ¿quieres más problemas, o quieres más bendiciones? Cuando damos gracias a Dios, nos estamos enfocando en la bendición!

Una cosa que he notado cuando se vive con una actitud de constante gratitud,  es que no sólo se debe dar gracias a Dios por lo que ha hecho en nuestra vida,  sino que hay que empezar a darle gracias por lo que hará en ella. Le podemos dar gracias por las puertas que se nos abrirán, las gracias por traer a la gente adecuada en nuestra vida, los sueños y metas que se cumplirán, etc. Cuando decimos “Gracias” a Dios por las cosas que están por venir, es realmente una declaración de nuestra fe en él. Estamos diciendo en esencia, “Dios, estoy tan seguro de tu bondad, estoy tan seguro de que estás trabajando en mi vida que voy a darte gracias ahora mismo por lo que vas a hacer mañana! ”

” Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5.18)

Mirando hacia los lugares equivocados…


Recuerdo la ocasión en la que choque mi carro… fue muy “tonto” como sucedió, porque ahora que lo pienso pude haberlo evitado de no haber visto hacia otro lado. Pero comenzaba a manejar y me distraje con facilidad. Ahora sé lo importante que es mantener la mirada hacia delante.

Es igual en nuestra vida, cuando desviamos la mirada de nuestro objetivo principal, perdemos el enfoque. Cuando miramos todo lo malo que hay en nosotros, en vez de ver todo lo bueno que hay en Jesús, cuando miramos nuestra debilidad en vez de ver la fortaleza que hay en Dios, cuando miramos nuestros problemas en lugar de verlo a Él obrar en medio de ellos… cuando nos miramos todo el tiempo a nosotros mismos en lugar de ver a Dios…

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. (Hebreos 12.1-2)

“La carrera que tenemos por delante”… es hacia delante no hacia atrás, aunque muchas veces errores del pasado nos distraen, hay que recordar que ese solo ha sido nuestro entrenamiento para que podamos tener un mejor rendimiento, porque cada error del pasado solo nos hace más fuertes en el presente… presente que Dios quiere que vivamos con los ojos puestos en su amado hijo, quien nos da la victoria.

Es hacia delante, aunque personas a nuestro alrededor nos quieran desviar no debemos olvidar que Jesús mientras moría en la cruz también tenía a su alrededor personas que le decían que se bajara de esa cruz, habían soldados romanos que jugaban con sus túnicas, gente burlándose… pero delante de él había un gozo, donde mantenía fija su mirada… el gozo de nuestra salvación!

Hay que dejar de ver hacia los lugares equivocados… mirar hacia arriba, donde está nuestro salvador, en vez de mirar nuestros miedos y fracasos, mirar el cielo en vez de ver el suelo…

Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.”  (Colosenses 3.2)

Por: Jacky Morales.

#FeParaHoy

Nunca nadie…


No sé bien porqué lo haces, pero sé que es mi lugar.

No puedo pensarme fuera de tus brazos.

El brazo que dividió el mar puede unirme a su costado.

La mano que partió el pan puede unir los pedazos de este corazón.

 

 

Quiero estar donde elegí.  Decidí mudarme de mí.

Vente a vivir aquí, hay espacio para ti.

Sudor de sangre.  Jamás vi a nadie morir con valentía

Mencionar mi nombre en su agonía.

Palpitar de un corazón que se entrega por amor.

Nunca nadie me amó… Como me amó mi Señor.

Por:  Jacky Morales

 

Paren el ayer…


Se mi fuerza… siento que ya no puedo seguir

Se mi fuerza…. no tengo a donde ir

¿Dónde está la voz que calma la tempestad?

ven y aquieta mi alma, camina sobre las ondas de mi ansiedad

que tu paz inalterable rodeé mi espíritu inestable

He visto tu amor en mis naufragios

maneja  este barco… llévame al otro lado

el ayer azota con fuerza, y agita el mar de mis dudas

Lo sé… no hay nadie tan superior que alivie este dolor

que pueda mi vida salvar, que pueda mi corazón cambiar.

Se mi paz… siento desmayar.

Se mi paz… quiero continuar.

Por: Jacky Morales

La canción que me atrajo hacia a ti…


Soy la oveja que cargaste en tus brazos

Y mantienes cerca de tu corazón

Soy quien escogiste antes de la fundación

Soy el nombre que está escrito en la palma de tu mano

Soy la que interrumpe el cielo cuando a ti clamo

Toda la vida tu amor me persigue… y me encontré en ti

Tu atraes mi corazón y te has vuelto mi canción

Soy la oveja perdida que te dijo ven a buscarme

Y me encontré en ti…

“He andado descarriado como una oveja perdida;
    ven a buscarme…” (Salmos 119:176)

“Alimentará su rebaño como un pastor;
    llevará en sus brazos los corderos
y los mantendrá cerca de su corazón…”
(Isaías 40:11)

Nos vemos! J.M